Diferencia entre FIV e ICSI

09.04.2020
Categoría:

La infertilidad es el problema más serio y actual en todos los países del mundo. Estadísticamente, una de cada cinco parejas casadas, se encuentran con problemas de concebir al niño. Más de cincuenta millones de parejas en todo el mundo, de edad fértil, están recurriendo a las tecnologías de reproducción asistida. Y desafortunadamente, el número de estas parejas, aumenta cada año.

Se considera, que si una pareja lleva la vida sexual activa, durante un año, sin utilizar ningún método anticonceptivo, y la mujer no queda embarazada, entonces esta pareja es infértil. Y ya necesitan hacer las investigaciones y tratamientos de la función reproductiva. Y para las parejas mayores de 35 años, dichos estudios hace falta hacer, después de 6 meses de los intentos sin éxito.

La mayoría de las razones por las que la gente no puede tener hijos, son conocidas por la medicina moderna. Así que, cuanto antes visiten a un médico y encuentren la razón de la infertilidad, mayores serán las posibilidades de éxito del tratamiento y del nacimiento de bebé sano.

Hay muchos métodos para tratar la infertilidad. Debido a las modernas capacidades y conocimientos de los médicos en la medicina, las tecnologías de reproducción asistida son cada vez más eficaces. Unos de los mejores son, la fertilización in vitro (FIV) y la inyección intracitoplasmática de esperma (ICSI).

¿Qué es FIV e ICSI?

FIV, la fertilización extracorpórea (fertilización in vitro, inseminación artificial, fertilización “en probeta”) – es el método más popular de la tecnología de reproducción asistida, que utilizan las parejas con problemas de infertilidad. El principio básico, que es la extracción del óvulo desde el ovario mediante la punción y la fecundación en el ambiente externo, con el esperma anteriormente obtenido. Después de unas horas, el espermatozoide se acerca al óvulo y las cáscaras de ambos unen. Y como resultado de complejos procesos biológicos, sus cromosomas se juntan, con la posterior formación del cigoto, que es el germen del futuro humano. Luego se implanta en el útero, donde continúa el desarrollo del niño. Por lo tanto, este procedimiento se llama «fertilización en probera». Este método es la base de la mayoría de las tecnologías asistidas.

ICSI, inyección intracitoplasmática de esperma, es también un método auxiliar de inseminación artificial. El procedimiento se utiliza para la infertilidad masculina, como parte de la FIV. La tecnología consiste en seleccionar los espermatozoides más activos, viables y saludables. Luego al espermatozoide le cogen con la microaguja especial, con la cual se inyecta el espermatozoide en el óvulo, como si fuera «fertilizado por la fuerza». Este procedimiento se realiza con todos los óvulos obtenidos durante la punción.  Como resultado de la fertilización, se forma un cigoto del cual se desarrolla el embrión. Cuando los resultados en las pruebas de esperma son malos, es una de las mejores formas de la fertilización.

¿Diferencias entre FIV e ICSI?

En primer lugar, hay que decir que ICSI es un componente de la FIV ampliada. Y por esto, estos procedimientos tienen bastantes etapas parecidas. La principal diferencia entre la FIV y la ICSI es en concreto, la fertilización del óvulo.

Durante la fertilización in vitro normal, los óvulos maduros, extraen desde el ovario. Luego, en condiciones de laboratorio, encima de cada una de ellas, echan gotas con espermatozoides movidos. Después de un tiempo, uno de los espermatozoides, se acerca al óvulo y le fertiliza. Después de eso, los embriones ya fertilizados se implantan en el útero de la mujer.

A su vez, durante el procedimiento de ICSI, usando una pequeña aguja, el espermatozoide más activo se inyecta directamente en el óvulo. De esta manera, también se forma el cigoto fertilizado.

Basando en esto, es necesario distinguir las diferencias en la eficiencia de los procedimientos. Así que, el 70-80% de los 100 procedimientos, de inyección de esperma en el óvulo, son exitosos. A su vez, en la FIV, la tasa de éxito de la fertilización, es alrededor del 40-50%. Pero, a pesar de que el embrión en el procedimiento de ICSI se desarrolla bien, su implantación en la pared uterina tiene éxito sólo en 40-50 casos de cada 100, que es la misma oportunidad, como en la FIV. Por lo tanto, la principal diferencia en el éxito de estos procedimientos, es precisamente la posibilidad mucho mayor de fertilización.

Pero también hay que recordar, que se recomienda implantar varios embriones en la cavidad del útero, ya que esto aumenta la posibilidad de embarazo. Pero no más de dos embriones, para no crear complicaciones para el cuerpo de la mujer con el embarazo múltiple.

También hay diferencia en los diagnósticos, en los que se utilizan estos tratamientos.

¿A quién mejor hacer la FIV y a quién la ICSI?

La FIV sin ICSI es aconsejable generalmente, en caso de problemas con los diagnósticos femeninos:

  • Trastornos endocrinos, si el tratamiento se realizó durante más de 2 años y no hubo éxito;
  • La infertilidad tubárica, que es la obstrucción de las trompas de Falopio o su ausencia;
  • La presencia en el cuerpo de la mujer los cuerpos antiespermáticos (característica inmunológica del cuerpo);
  • Endometriosis grave – después del tratamiento médico o quirúrgico;
  • Enfermedad de ovarios poliquísticos;
  • Infertilidad, por una razón inexplicable – cuando los indicadores de diagnóstico son normales, pero el embarazo no ocurre.

Pero este método también es conveniente cuando existe la infertilidad masculina, por estas razones:

  • Baja actividad de los espermatozoides;
  • Pequeña cantidad de espermatozoides en el semen.

El ICSI, a su vez, administran como un procedimiento adicional en la FIV y es necesario cuando hay la infertilidad masculina adicional. En la mayoría de los casos se trata de diagnósticos:

  • Oligozoospermia – el número de espermatozoides es inferior a 20 millones en 1 mililitro de eyaculado;
  • Estenosospermia – la concentración de espermatozoides activos y móviles es inferior a 1 millón en 1 ml de eyaculado;
  • Aspermia: no hay eyaculación. La causa puede ser, una trauma genital o una enfermedad infecciosa;
  • La teratozoospermia – es menos del 10% de todos los espermatozoides, en la estructura morfológica completa. Puede haber 2 coletas, o 2 cabezas, pequeñas o grandes, sin cromosomas.
  • La edad de la mujer es más de 38 años, el de hombre más de 45 años.
  • La presencia de una gran cantidad de anticuerpos antiespermáticos en la eyaculación, que no permiten la fertilización natural, incluso cuando la concentración de espermatozoides es normal;

También hay razones por lado femenino, cuando es recomendable hacer ICSI y se trata:

  • La cáscara del óvulo es demasiado dura, y no deja entrar el esperma;
  • Ausencia de fertilización en intentos anteriores de FIV.

A pesar de que existen diferencias entre la fecundación in vitro normal y el uso de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides, la mayoría de las mujeres infértiles, después de recibir el tratamiento completo, quedan satisfechas y con la opinión positiva tanto de la FIV como de la ICSI.

Puede estar interesado en:
31.03.2020
Consejos antes de la FIV
La fecundación in vitro (FIV) es un método de medicina reproductiva asistida que se utiliza en el tratamiento de la infertilidad. Se hace fuera del cuerpo de la mujer, pero bajo el estricto control de los especialistas.
Más detalles
07.04.2020
Función del estradiol en la fecundación in vitro
El sistema endocrino humano es el mecanismo más importante para regular los procesos de la vida. Cada hormona específica realiza una u otra función para mantener el funcionamiento normal del cuerpo.
Más detalles
31.03.2020
Medicamentos que utilizan en la fertilización in vitro (FIV)
Después de que la pareja decidió hacer una fecundación in vitro, hizo todas las consultas con los médicos y pasó las pruebas, a la mujer asignan una serie de medicamentos que aumentan las posibilidades de éxito en todo el programa.
Más detalles
Devolución de Rellamada
*Required fields