La maternidad subrogada en México. Marco legal

 La maternidad subrogada en México

Los grandes avances tecnológicos y médicos han tendido a cambiar la dinámica familiar y el desarrollo general de la sociedad.  En México se afirma que todos los ciudadanos tienen la libertad para decidir si quieren tener hijos o no, cuantos descendientes les gustaría tener. Por desgracia hay parejas que sufren la infertilidad y ven imposible resolver el problema por ellos mismos. Necesitan la ayuda legal del Estado: la aceptación de las tecnologías de reproducción asistida y de la maternidad subrogada. La maternidad subrogada en México es una cuestión muy polémica, oficialmente está permitida solo en Tabasco desde el año 1998. Se trata solo de la maternidad subrogada altruista.

La limitación de gestación subrogada a solo una ciudad da paso al desarrollo del vientre de alquiler ilegal, también hace falta mencionar que el precio de los servicios es bastante elevado. Es verdad que no hay ninguna remuneración para la madre subrogada, pero los padres biológicos se comprometen a proporcionar los medios económicos necesarios para todos los medicamentos, análisis, tratamientos de fertilidad, mantención mínima de la madre de alquiler, etc.

En caso de tomar parte en la maternidad subrogada en México la paternidad y maternidad del hijo nacido de una gestante se adjudica de forma consanguínea a los padres, al hombre o a la mujer que haya proporcionado su material genético para el hijo nacido de una técnica de la reproducción asistida.
En México se siguen utilizando los servicios de las madres subrogadas que no solo actúan papel de la gestante sino que también han aportado su material genético a esta procreación. En este caso madre subrogadas deben firmar una renuncia a todos sus derechos sobre el niño y los padres deben emprender el proceso de adopción.

A diferencia de otros países donde la subrogación está permitida, la maternidad subrogada en México permite que una pareja tome el material genético de dos donantes y una madre subrogada ajena lleve el bebe en su vientre, es decir, no es obligatoria la relación genética con al menos uno de los padres. Todo se regula por el contrato firmado frente a un abogado.