Baja reserva ovárica

02.12.2021
Categoría:
Baja reserva ovárica
En este articulo:

Cada mujer tiene una determinada reserva de óvulos que pueden madurar y ser fecundados. La reserva ovárica se determina durante el desarrollo intrauterino del feto femenino. Una baja reserva ovárica puede estar causada por factores genéticos, fisiológicos y médicos.

Este indicador tiene un impacto significativo en la fertilidad. La probabilidad de quedarse embarazada por sí sola con una reserva ovárica baja es insignificante. No se puede aumentar artificialmente, pero existe la posibilidad de concebir y dar a luz a un bebé sano. La fecundación in vitro, o FIV para abreviar, le ayudará.

¿Qué es la reserva ovárica?

La reserva ovárica es el número de ovocitos listos para la maduración y la fecundación. Es individual, se forma en el útero en la sexta semana de gestación y se consume durante la vida. La reserva disminuye con la edad y llega a ser muy baja a los 45 años.

Los óvulos (en ciencia, ovocitos) se encuentran en los folículos. Cuando llegan a la pubertad, comienzan a madurar. Bajo la influencia de las hormonas hipofisarias, comienzan a crecer entre 5 y 15 folículos, de los cuales sólo uno madura y ovula en un ciclo o en unos pocos (en casos raros). Esta reposición de los folículos en crecimiento tiene lugar continuamente hasta la menopausia.

Durante su vida reproductiva, puede ovular una media de 400-500 óvulos, pero sólo 15-20 son fecundados. El resto mueren en distintas fases de desarrollo. La reducción fisiológica de la reserva ovárica comienza a los 27-28 años, el proceso se acentúa a los 35-40 años y a los 45 años la función reproductora tiende a cero.

Causas de la baja reserva ovárica

La baja reserva ovárica puede ser un rasgo innato o un factor adquirido.  Se distinguen tres causas de baja reserva ovocitaria:

  • genética: con la aparición temprana de la menopausia en las generaciones anteriores, es posible que se produzca un descenso temprano de la fertilidad en la propia paciente
  • fisiológico: la edad es la causa natural de la disminución de la reserva; su reducción gradual de 27 a 30 años se considera normal
  • médicos: intervenciones quirúrgicas, tratamiento de la endometriosis, ciertas enfermedades, toma de determinados medicamentos, radioterapia y quimioterapia

La razón más común para la disminución del número de óvulos listos para la fecundación es la edad. La edad a la que se inicia este proceso y la rapidez con la que avanza depende de la predisposición genética, el estilo de vida y la presencia de determinadas enfermedades.

El desarrollo prematuro de la insuficiencia ovárica puede estar causado por estas enfermedades:

  • agresión autoinmune
  • disgenesia congénita de las gónadas
  • diabetes mellitus
  • enfermedad renal
  • infertilidad idiopática
  • amenorrea
  • el alcoholismo
  • trastornos endocrinos
  • adicción a las drogas

Las técnicas de criopreservación de ovocitos permiten conservar el material genético para utilizarlo para concebir un hijo en el futuro.

Métodos de diagnóstico para la preparación de la FIV

Se utilizan varios métodos para determinar la cantidad de reserva ovárica. Entre ellas se encuentran:

  1. Diagnóstico por ultrasonido. Se realiza con un transductor transvaginal el día 2 ó 3 del ciclo. Este examen permite determinar el número de folículos en maduración, los parámetros y el volumen de los ovarios. Una mujer en edad reproductiva activa hasta los 35 años tiene normalmente al menos 8-12 folículos antrales de 2 a 10 mm en cada ovario. Si esto no da lugar a un embarazo natural, se puede estimular la ovulación mediante un tratamiento hormonal. Esto se hace para estimular la maduración de los óvulos y prepararlos para la fecundación. Si se encuentran menos de 8 folículos antrales en una ecografía, es un signo de baja reserva ovárica. Con estas cifras, es probable que la respuesta a la estimulación de la ovulación sea baja, por lo que se aumenta la dosis de medicamentos hormonales para preparar la FIV. Si hay menos de 5 folículos antrales, las posibilidades de que los ovarios respondan a la terapia hormonal son muy bajas. Si hay entre 13 y 20 folículos, hay una buena respuesta a pequeñas dosis de fármacos de estimulación, pero hay un ligero riesgo de síndrome de hiperestimulación. Si son más de 20, existe un alto riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica con la FIV.
  2. Prueba de FSH (hormona estimulante del folículo). La prueba se realiza el segundo o tercer día del ciclo. Una concentración hormonal superior a 25 UI/l es crítica e indica agotamiento ovárico. Cuando la cantidad de FSH es superior a 17 UI/l, los ovarios pueden no responder a la estimulación. Un nivel de FSH de 10-17 UI/L sugiere una mala respuesta a la estimulación. En estos casos, se recomienda la FIV con óvulos de donante.
    Un valor de 8-10 UI/l sugiere una buena respuesta ovárica a la estimulación. Si el análisis de sangre muestra un nivel de FSH inferior a 8 UI/l, la estimulación tendrá éxito y habrá una alta probabilidad de obtener un número suficiente de ovocitos de buena calidad.
  3. AMH (hormona anti-müller). Con una lectura superior a 1,0 ng/ml, existe una alta probabilidad de que el embarazo se produzca de forma natural. Si la AMH está por debajo de 1,0 pero por encima de 0,2 ng/ml, hay menos posibilidades de concepción natural porque la ovulación no se produce en todos los ciclos. La FIV puede ayudar. Si la cifra de AMH es inferior a 0,2 ng/ml, esto indica una baja probabilidad de quedarse embarazada mediante una simple fecundación in vitro. En este caso, se recomienda el uso de óvulos o embriones de donantes.
  4. Determinación de la hormona Inhibina B. Para el diagnóstico debe tomarse una muestra de sangre venosa el día 2 o 3 del ciclo. Esta hormona suprime la producción de FSH, por lo que en edad reproductiva, durante la fase folicular del ciclo, sus valores son inversamente proporcionales. La norma para las mujeres durante la fase folicular es de 30-90 pg/ml y durante la fase ovulatoria de 80-200 pg/ml.

Se utiliza una combinación de métodos de diagnóstico para hacer un diagnóstico y seleccionar un régimen de tratamiento eficaz.

Embarazo y baja reserva ovárica

Los síntomas más indicativos de una baja reserva ovárica son la infertilidad de etiología poco clara, las hemorragias irregulares, la amenorrea (ausencia prolongada de menstruación), la vaginitis atrófica. Las opciones de tratamiento dependen principalmente de los niveles de AMH, FSH y del número de folículos contados por ecografía.
El embarazo es posible en caso de baja reserva ovárica.

Incluso con valores críticos de AMH, existe la posibilidad de concebir por sí misma, pero es muy pequeña. Para muchas mujeres con este diagnóstico, la FIV es la mejor oportunidad de ser madre. En VittoriaVita existen varios programas de fecundación in vitro. El paciente puede elegir la opción más adecuada y asequible. Es muy importante elegir correctamente un protocolo de FIV individual para obtener un resultado satisfactorio. Hay varios tipos disponibles.

Protocolo japonés

Se utiliza para valores bajos de AMH (por debajo de 1 ng/ml) y valores altos de FSH (más de 15 UI/l). Implica un mínimo de estimulación hormonal de la ovulación con hormonas intermitentes. El objetivo de estos tratamientos es obtener en cada ciclo uno o dos óvulos aptos para la fecundación. Los embriones obtenidos se congelan y se transfieren en ciclos posteriores.

Ciclo natural FIV

Este es el protocolo más suave. No se prescriben fármacos inductores de la ovulación o sólo se prescriben dosis mínimas. Tiene más éxito en la endometriosis.
En el caso de una AMH baja, sólo es razonable utilizarla con el uso de ovocitos de donante. De lo contrario, sin estimulación, sólo madura un folículo del ciclo en el que puede no haber un óvulo maduro apto para la fecundación.

Con niveles altos de FSH este protocolo también tiene una baja probabilidad de éxito. Se necesita una estimulación o un tratamiento previo de la enfermedad que causó la elevación de la FSH.

Protocolo corto con estimulación ovárica controlada

Con éxito con AMH ligeramente baja y FSH normal. Existen diferentes esquemas para preparar a la paciente para la FIV con este protocolo: administración de testosterona y andrógenos transdérmicos, estrógenos, fármacos hCG y LH, corticosteroides, hirudoterapia.

El tratamiento de la reserva ovárica reducida puede incluir la prescripción de fármacos que inhiben la actividad de la enzima aromatasa y reducen los niveles de estrógeno en el organismo. Aumentan la sensibilidad de los receptores de FSH en los ovarios, lo que mejora su respuesta a la estimulación, aumentando la calidad de los embriones.

La clínica VittoriaVita se asegura de que el paciente esté totalmente asistido en todas las etapas del procedimiento. La inseminación artificial la realizan médicos altamente cualificados. Un reproductólogo selecciona el protocolo de tratamiento más eficaz para cada paciente y supervisa todas las fases del procedimiento. También se ofrece un servicio de gestión del embarazo.

Puede estar interesado en:
Espermograma 25.09.2020
Espermograma
El número de parejas casadas infértiles ha aumentado continuamente durante los últimos 20 años. Hay una teoría errónea de que la mayoría de ellos no pueden tener hijos debido a problemas de salud de la mujer. Pero según los estudios, la infertilidad masculina ocurre no menos que la infertilidad femenina, en el 50% de los casos.
Más detalles
FIV y sobrepeso 22.06.2020
FIV y sobrepeso
Se sabe desde hace tiempo que el sobrepeso puede causar muchos problemas con la salud. Y el sistema reproductivo de la mujer no es la excepción, porque hay muchos estudios que demuestran que el sobrepeso suele ser la causa de los intentos fallidos de fecundación y de embarazo en general.
Más detalles
¿Cuántas parejas infértiles hay en el mundo? 19.06.2019
¿Cuántas parejas infértiles hay en el mundo?
Según la OMS, infertilidad es 1) imposibilidad de gestar o 2)imposibilidad de dar a luz un bebé vivo o 3) imposibilidad de embaazarse.
Más detalles