Causas de la infertilidad

Primera causa – Infertilidad masculina.

Según la práctica médica el 40% de los casos la pareja no puede concebir  por problemas de movilidad, dinamismo y vitalidad del esperma masculino. De esta manera es lógico que  el hombre previamente debe hacer un espermiograma, es decir, hacer las pruebas específicas que ayudan a averiguar  la cantidad y movilidad de espermatozoides. Si la cantidad de los espermatozoides activos es menor que el 50%,  los médicos diagnostican la infertilidad masculina y prescriben pruebas complementarias.

Para poner un ejemplo, si el esperma contiene muchos leucocitos, el urólogo prescribe una prueba bacteriológica  para poder localizar una posible infección. Después de haber terminado el tratamiento necesario las posibilidades del hombre para concebir de forma habitual en el futuro se aumentan. Si el espermiograma muestra un gran número de esperma anormal, el hombre debe hacer una prueba morfológica del esperma, ese análisis revela el carácter de la patología y basándose en los resultados el médico puede prescribir el tratamiento más adecuado.

Segunda causa – Ciclo anovular.

Todos conocemos una simple formula biológica: el embarazo ocurre cuando el óvulo y el espermatozoide se encuentran. La segunda causa más común de la infertilidad es el trastorno en la maduración y salida de los óvulos. ¿Qué factores afectan negativamente estos procesos?

Los ginecólogos creen que los problemas de ovulación puede causar estrés, desorden hormonal, infección o el síndrome del ovario poliquístico (enfermedad que impide la formación y la salida normal de los óvulos).  El primer síntoma de un ciclo anovular son menstruaciones irregulares, pero muy a menudo las mujeres no se dan cuenta de que tienen  el problema. Para controlarlo se recomienda tomar la temperatura basal (durante 2-3 ciclos), hacer una prueba hormonal y una ecografía. Después de averiguar la causa del ciclo anovular y prescribir el tratamiento adecuado, la ovulación puede restablecerse y las posibilidades de un embarazo exitoso aumentarán.

Tercera causa – Obstrucción de las trompas de Falopio.

La tercera causa más común de la infertilidad es la adherencia de las trompas de Falopio. Adnexitis (inflamación de los ovarios y las trompas de Falopio), clamidiasis y  abortos inciden  negativamente en el paso libre de las trompas de Falopio.  Las adherencias se forman por motivo de procesos infecciosos leves convirtiendo las trompas en más estrechas y obstruyéndolas. Teniendo en cuenta este problema, está claro que incluso un óvulo maduro y un espermatozoide activo y móvil no podrán encontrarse. El buen estado de las trompas de Falopio se comprueba con diferentes exámenes como histerosalpingografía (durante este procedimiento se introduce un contraste especial en el útero y se hace una fotografía que da posibilidad de mostrar el útero y las trompas de Falopio). Los resultados de este procedimiento son muy importantes pero no definitivos. Al fin y al cabo la obstrucción no es un diagnostico final. Las tecnologías médicas modernas ayudan a las mujeres a olvidar tales problemas como la infertilidad.

Cuarta causa – Patologías del útero.

Las oportunidades de concebir y llevar el embarazo hasta el término dependen en gran parte del estado, estructura, patologías congénitas y de las transformaciones del útero que ocurren en el endometrio a causa de procesos inflamatorios. Como resultado de operaciones, abortos y parto en las paredes del útero se forman miomas, pólipos y cicatrices que reducen las posibilidades de una mujer ser madre. Histeroscopia es uno de los métodos más efectivos para comprobar el estado del útero (se introduce un indicador especial en el útero que ayuda a evaluar las paredes del útero, el estado del epitelio, localizar tumores y otro tipo de patologías que impiden concebir). Se recomienda extirpar todo tipo de tumores, incluso si son benignos. Posteriormente para recuperar el equilibrio hormonal de la mujer los médicos prescriben un curso de terapia hormonal. Cuando el problema se ha solucionado, puede volver a intentar concebir.

Quinta causa – Incompatibilidad inmunológica.

El 15% de parejas infértiles sufren de la incompatibilidad inmunológica. A menudo el sistema inmunológico de la mujer reacciona activamente contra el esperma de su pareja, y es lo que causa la infertilidad. Aún no se ha encontrado una explicación a este fenómeno. Cuando los espermatozoides llegan a la vagina de una mujer  su organismo crea inmediatamente  anticuerpos que cambian la composición de la mucosa. Así la mucosa se vuelve tan espesa que los espermatozoides pierden su movilidad. Si el médico sospecha una incompatibilidad inmunológica de la pareja se realizan pruebas adicionales que descubren anticuerpos en el organismo de la mujer. Con suerte este tipo de incompatibilidad inmunológica es fácilmente superable con la ayuda de una inseminación intrauterina mediante la cual el espermatozoide se ubica  en el mismo útero con la ayuda de un catéter especial.

línea gratis para españoles - +349 11 233 253