Maternidad subrogada en Argentina

La situación de la gestación subrogada en Argentina o llamada también “el vientre de alquiler” es bastante complicada y polémica. En realidad no está legislada y regulada estrictamente, pero al mismo tiempo  tampoco está prohibida. Según el artículo vigente 242 del Código Civil la maternidad quedará establecida por la prueba del nacimiento y la identidad del nacido, es decir, aquella mujer que de a luz será considerada la madre legal. Además si la gestante está casada se presume automáticamente la paternidad de su marido a los recién nacidos, lo que está indicado en el siguiente artículo No 243. Por estas razones, los padres de intención casi no tienen los derechos de registrar al bebé como hijo suyo.

Padres de intención y padres legales

Sin embargo, hay unas posibilidades de que los padres procrecionales se consideran como padres legales. Ellos tienen que dirigirse a un procedimiento que se llama “adopción del hijo del cónyuge”. En este caso, guiando los artículos 250 y 259, la paternidad puede ser establecida en la base al vínculo biológico. En este sentido, padre biológico presenta su material genético, que han usado para inseminación o creación del embrión implantado, y reconoce el bebé como suyo sólo con una prueba genética. Si la madre subrogada  está casada, la paternidad se otorga a su marido como hemos mencionado antes. Pero la patría potestad se puede  ceder a favor de padre procrecional ya que no hay una conexión genética entre recién nacido y el marido de la gestante. Asimismo tras la realización de la prueba genética y reconocimiento por parte de padre de intención, el último recibe la paternidad exclusiva y después adopta el niño con la madre de intención o con la gestante usando “adopción del hijo del cónyuge”.
En cualquier caso, este tipo de acuerdo sin un contrato mediante no tiene ningun respaldo legal. La gestante esta protegida por la ley, precisamente por el artículo 242, que indica la filiación por el parto, es decir, la madre subrogada puede quedarse con el bebé y los padres de intención no pueden impugnarlo.

La maternidad por sustitución en Argentina

No obstante, la maternidad subrogada está contemplada en el artículo 562, en el capítulo referente a las “Reglas generales relativas a la filiación por técnicas de reproducción humana asistida”. Se dice que el consentimiento previo, informado y libre de todas las partes intervinientes en el proceso de gestación por sustitución debe ajustarse a lo previsto por este Código y la ley especial. Por lo tanto, la filiación queda establecida entre el niño nacido y el o los comitentes mediante la prueba del nacimiento, la identidad del o los comitentes y el consentimiento debidamente homologado por autoridad judicial. Además la madre subrogada tiene que cumplir los siguientes requisitos:

a) se ha tenido en miras el interés superior del niño que pueda nacer;
b) la gestante tiene plena capacidad, buena salud física y psíquica;
c) al menos uno de los padres procrecionales ha aportado sus gametos;
d) el o los comitentes no están capaces de concebir o de llevar un embarazo a término;
e) la gestante no ha aportado sus gametos;
f) la gestante no ha recibido remuneración;
g) la gestante no se ha sometido a un proceso de gestación por sustitución más de DOS (2) veces;
h) la gestante ha dado a luz, al menos, a UN (1) hijo propio.

Los centros de salud no pueden proceder a la transferencia embrionaria en la gestante sin la autorización judicial.

Si se carece de autorización judicial previa, la filiación se determina por las reglas de “la filiación por naturaleza”.

Si se cumplen todos los requisitos necesarios y facilitan todos los documentos idóneos tales como la partida del nacimiento, las cédulas de identidad de los padres procrecionales y la autorizacíon judicialmente aprobada, los padres de intención serán padres legales.

De facto todo el procedimiento ocupa mucho tiempo y depende de la sentencia del juez.