Alquiler de vientre en Venezuela

 Alquiler de vientre en Venezuela

El alquiler de vientre es un servicio que presta una mujer permitiendo que el hijo de otra pareja (mujer u hombre solteros) crezca en su útero, los contratantes serán los padres biológicos del niño. Cuando no hay posibilidad de usar el material genético de ambos por problemas de fertilidad, se utiliza material donado, entonces el padre o la madre será él que ofreció su material genético y su pareja tendría que adoptar al niño.

En el caso de estar soltera, la madre subrogada puede dar a luz, entregar al bebé en adopción y sus padres biológicos pueden adoptarlo. Aunque el vientre de alquiler en Venezuela no está prohibido, pero la Asociación Colombiana de Fertilidad y Esterilidad considera ilegal esta técnica de reproducción asistida.

La maternidad subrogada no está regulada por la legislación venezolana. De esta manera las parejas que quieren tener hijos usando este método reproductivo no están protegidas por la ley.

El alquiler de vientre en Venezuela es una tarea bastante ardua, pero no inalcanzable. Asimismo una pareja homosexual puede recurrir a la maternidad subrogada, pero solo uno de los padres, donante del esperma, será inscrito como el padre legal del bebé.

Según la legislación venezolana la madre del niño es la que lo dio a luz. De esta manera a los padres biológicos no les queda nada más que adoptar a si propio hijo.
Lo más importante antes de iniciar el camino de maternidad subrogada es tener la certeza de que el hijo tan deseado será entregado a los padres biológicos sin gastos mayores de los previamente previstos y sin poder caer en la trampa de una mujer que les chantajee o exija más dinero. La contratación de una mujer que presta servicios de subrogación en Venezuela no están previstos por la legalidad venezolana, en otras palabras, estos contratos no tienen ninguna base legal.