La infertilidad femenina: tipos y causas

 La infertilidad femenina: tipos y causas

La infertilidad femenina es bastante más grave que la varonil, porque la mujer no solo debe tener un óvulo sano y maduro, sino que también crear un ambiente benévolo para que el bebé crezca y  desarrolle en su interior.

Existen dos tipos de la infertilidad femenina que se dividen en primaria y secundaria. La infertilidad primaria significa que la mujer nunca ha estado embarazada, y la secundaria presupone un embarazo previo que terminó como un embarazo exitoso o un aborto.

Con la edad las mujeres se tornan cada vez menos fértiles, las edades más proliferas son entre los 22 y los 26 años.

Con la edad mujeres se vuelven  menos fértiles, las edades más prolíferas son entre los 22 y 26 años. Después de esta edad la fertilidad emprende su decaída hasta los 35 años y ya a partir de 35 sigue disminuyendo considerablemente.

El problema puede causar trastorno hormonal, anovulación y carencia de la ovulación en una mujer en edad fértil. El ciclo de la mujer se altera e incluso desaparece. El factor hormonal, la edad y la posible menopausia temprana pueden provocar la anovulación.

Es posible que una mujer que no haya dado a luz recientemente produzca en exceso la hormona prolactina que actúa en la lactancia, esta hormona produce secreción de mamas y también anovulación.

Muchas veces es difícil de explicar la falta de ovulación y menstruación en mujeres que no son mayores de 40 años, estos casos consideran la menopausia precoz. La menopausia no es infertilidad femenina si se trata de edad entre los 45 y 55 años, cualquier amenorrea anterior es una menopausia precoz lo que si se considera una causa de la infertilidad femenina.

Los óvulos producen poco estrógeno y liberan pocos óvulos o no liberan ninguno a nivel hormonal se diagnóstica el síndrome del ovario poliquístico. Este trastorno hormonal no permite que los folículos maduren completamente y ocurra la ovulación..

Para que los espermatozoides lleguen al óvulo precisan del moco cervical que se crea en el cuello del útero, si su cantidad es insuficiente, las probabilidades de que el espermatozoide alcance su fin son pocas.

Para concebir las trompas de Falopio deben funcionar idóneamente. Las causas de las anomalías y cicatrices son infecciones que suben de la vagina a través del útero a las trompas de Falopio.

Muchas mujeres nacen con malformaciones congénitas del útero y de la vagina, estas se califican como anomalías mullerianas. De esta manera la capacidad de que una mujer se quede embarazada se reduce considerablemente o que el embrión llegue a término.

El estrés y falta de sueño causan problemas inmunitarios, la edad a su vez afecta la cuantía y calidad de los óvulos. Todas estas razones pueden causar infertilidad femenina. Enfermedades como la endometriosis o el cáncer influyen negativamente en la fertilidad femenina.

línea gratis para españoles - +349 11 233 253