¿Por qué convertirse en madre sustituta?

¿Por qué convertirse en madre sustituta?

Ser o no ser una madre sustituta es una de las cuestiones más complicadas para la totalidad de las mujeres que pretenden ayudar a parejas estériles pero tienen dudas por problemas éticos o religiosos, por posible desaprobación por parte de amigos o familiares. Muchas personas no perciben lo difícil que es saber que nunca se podrá tener hijos, y la única luz es encontrar a otra mujer,madre sustituta, que lleve a ese tan deseado bebé.

No caben dudas de que ser madre es una gran felicidad. Algunas mujeres entregarían todo por sujetar una diminuta manita y oír en casa la risa de su bebé. Muchas mujeres trabajan cuanto pueden por dar a sus hijos una vida digna, y que nunca les falte nada.

Diferentes razones hacen que una mujer decida ser mama de alquiler. Puede ser el amor a los niños, el ansia de ayudar a una pareja que lo necesite desesperadamente o la recompensa económica. Sean intenciones bondadosas y altruistas o puramente económicas poco importa porque el resultado final es una pequeña persona que viene al mundo y regala felicidad a sus padres.

Ser madre sustituta no es nada fácil, ni física ni moralmente hablando. Sherrie Smith, director de una de las agencias más importantes de maternidad subrogada, dijo una vez: “el trabajo de una madre sustituta es uno de los trabajos más difíciles del mundo porque hay que rendir las 24 horas del día, los siete días de la semana durante los nueve meses del embarazo”.

Por estas razones nosotros debemos pensar si tenemos derecho a juzgar a alguien que ha decidido ser madre sustituta incluso si es por la recompensa económica.

Precio total del tratamiento

SUBROGACIÓN

FIV CON ÓVULOS DONADOS