Gestación subrogada como tratamiento de la infertilidad

 Gestación subrogada como tratamiento de la infertilidad

Desde los tiempos remotos la infertilidad ha sido uno de problemas más serios de la humanidad. Todos nosotros sabemos que cada panteón de dioses tiene una diosa o un dios que puede regalar la fertilidad y prosperidad claro después de recibir sacrificios y regalos. Estos tiempos ya pasaron dado que las técnicas reproductivas se han desarrollado a pasos agigantados. La infertilidad ya no es una barrera conquistable, sino un viaje que recurre caminos distintos a los habituales.

Por desgracia incluso cada uno de nosotros conoce por lo menos a alguien que solo puede observar con envidia a madres con pequeños jugando en el parque o celebrando su cumpleaños en un café. Solo por el hecho de enfrentar el diagnóstico tan horrible sufren cada día, pero al mismo tiempo su deseo de tener hijos, que llenarán su casa de alegría y le abrazarán sin ningún motivo, crece.

Las tecnologías reproductivas se desarrollan año tras año y dan numerosas posibilidades a millones de parejas cumplir gran deseo de ser padres. La maternidad subrogada es una técnica que ayuda a convertir los sueños en realidad.

¿Qué es la gestación subrogada?

Es uno de los métodos del tratamiento de la infertilidad que consiste en gestación de embriones de una pareja que no puede tener hijos por una madre subrogada ( el vientre de alquiler). La madre subrogada recibe un embrión, resultado de la fusión del óvulo y el espermatozoide de la pareja, o de uno de los padres. El objetivo es gestar a un bebé emparentado con la pareja por genética que finalmente son futuros padres. Leer más sobre el embarazo de la madre subrogada.

Los futuros padres están protegidos legalmente, solo ellos se consideran los padres legales y biológicos del bebé, aunque el niño haya nacido de otra mujer.